Inicio / Noticias/ EL CALVARIO DE VENDER UNA VIVIENDA RUIDOSA

EL CALVARIO DE VENDER UNA VIVIENDA RUIDOSA


El ruido puede devaluar las casas hasta en un 50% y es muy difícil deshacerse de ellas

Ni la crisis financiera, ni el pinchazo inmobiliario devastan tanto como el ruido.

Las viviendas expuestas a contaminación acústica importante pierden valor, tanto que algunos compradores no las quieren ni regaladas. Tampoco las agencias inmobiliarias están interesadas en trabajar con estos inmuebles, porque no "compensa, no son vendibles, ni siquiera con descuentos del 50%", señala José Luis Pérez Cremades, Director General de la agencia Gilmar.

"El ruido no solo degrada la calidad de vida de la persona que lo sufre, sino que también devalúa el valor de su vivienda. ¿Quién querría vivir sobre un bar o discoteca que genera molestias?

Lo mismo ocurre con el alquiler de un piso al que llega el ruido de un taller, una zona de bares y botellones, un aeropuerto, una carretera, una escuela de música o un vecino incívico.

" Los tribunales obligan al cese de la actividad molesta y al pago de indemnización Los propietarios tienen la justicia de su lado. "Los tribunales cada vez son más sensibles a las demandas de los ciudadanos para que se respete su calidad de vida en su hogares.

Si se presenta el caso con las pruebas adecuadas, sin duda, los tribunales darán amparo al ciudadano, tanto para que cesen las molestias como para que se repare por vía de indemnización los daños padecidos", cuenta el abogado Ayala, cuyo bufete recibe cada semana una nueva reclamación.

Esta compensación económica tiene en cuenta los meses de alquiler que el propietario se hubiera tenido que gastar para irse a otro piso durante el tiempo que ha sufrido el ruido. "Se calculan 1.000 euros de alquiler por mes, lo que da unos 12.000 euros de indemnización al año, aunque cada caso es distinto". Además, hay que tener en cuenta el número de afectados y si hay daños físicos y psicológicos.

Referencias extracto: SANDRA LÓPEZ LETÓN

Diario: ÉL PAÍS.

Foto: CORTESÍA DIARIO ÉL PAÍS.

https://elpais.com/economia/2016/01/22/vivienda/1453460457_471005.html